Causas y tratamiento del hombro congelado

El hombro congelado también llamado capsulitis adhesiva o periartritis del hombro es una inflamación crónica del tejido conectivo que recubre toda la articulación del hombro produciendo dolor y rigidez. En esta afectación la cápsula se espesa y se endurece, formando adherencias con una menor presencia de líquido sinovial dentro de la articulación.

Afecta a un 2% de la población, con más prevalencia entre los 40-65 años, y afectando más a las mujeres.

Causas:

No existe ninguna causa clara que produzca esta condición. Existen algunos factores que pueden producir mayor riesgo:

Diabetes (entre el 10-20% de las personas con diabetes se ven afectadas por el hombro congelado pero no se conoce la razón). También está relacionado con la menopausia por un cambio hormonal, problemas con la tiroides y también problemas cardíacos. La inmovilización por una lesión o una cirugía en el hombro puede desarrollar hombro congelado.

Es conveniente que la persona mueva el hombro al poco de la lesión o la cirugía como forma de prevención. Las lesiones en las cervicales también puede ser factor de riesgo para su aparición.

Fases en el hombro congelado

  • Congelamiento o etapa dolorosa: empieza a disminuir el rango de movimiento y el dolor va aumentando. La duración es de 6 a 9 semanas.
  • Congelado o fase adhesiva: en esta fase el dolor disminuye pero la rigidez perdura. Se hace muy difícil la vida diaria. La duración suele ser entre 4 o 6 meses.
  • Descongelado o fase de recuperación: en esta fase la rigidez va disminuyendo lentamente. La recuperación completa del movimiento y de la fuerza puede durar de 6 meses a 2 años.

No siempre se alcanza el mismo nivel de evolución adhesiva ni de recuperación.

Tratamiento del hombro congelado en fisioterapia:

  • En la primera fase es importante realizar un tratamiento que disminuya el dolor y permita mantener el rango de movimiento todo lo posible. Se aplicará electroterapia, crioterapia, masoterapia relajante incluyendo las cervicales, movilización pasiva y luego activa respetando el dolor y ejercicios de estabilización escapular.
  • En la segunda fase es donde se instala una rigidez progresiva. A lo anterior se le deberá añadir la termoterapia al inicio de la sesión para mejorar la elasticidad tisular, ejercicios pendulares, maniobras de liberación de la cabeza humeral buscando la distensión de los manguitos de los rotadores, estiramientos contracción-relajación, ejercicios de estabilización, fortalecimiento de la musculatura periarticular. Se pueden utilizar muchas otras técnicas como Soller, Maitland, manipulaciones de Mennel, etc.
  • En esta tercera fase comenzamos con la recuperación de la movilidad. Debemos de darle mucha importancia al reequilibrio muscular. Se añadirán ejercicios de Kabat, ejercicios de reeducación muscular, reeducación propioceptiva y readaptación muscular.

Ejercicios de automovilización de hombro:

  • Automovilización con poleas o toalla: hacia flexión, abducción y rotaciones
  • Pendulares de Codman
  • Movimiento activo de flexión simulando subida de escalera con los dedos
  • Apoyo de la extremidad en una mesa y flexión de tronco para avanzar en el recorrido de movimiento
  • Ejercicios de estabilización.

Cuando el tratamiento conservador no es eficaz se realiza cirugía, artroscopia del hombro bajo anestesia. Se debe realizar tratamiento fisioterapéutico siempre después de la cirugía, la recuperación varía de las 6 semanas a los 3 meses en estos casos.