La pelvis, centro de poder: consejos para mantenerla móvil, flexible y estable

La pelvis es la estructura ósea central que contiene algunos de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, es el centro del movimiento a través de la articulación de la cadera. En ella se encuentra el Centro de Gravedad.

La cadera une el tren superior con el inferior, su buen funcionamiento es fundamental para la funcionalidad.

Las caderas están ligadas al estado de los abdominales, glúteos y piernas; de ahí que un entrenamiento de esta zona, ayude tanto a tener fuerza en las caderas, estabilizar la pelvis, a proteger la columna lumbar en muchos ejercicios.

Su estructura es de gran complejidad, precisamente por lo esencial de su función y por el gran peso que ha de soportar; así un amplio conjunto de huesos, ligamentos, vasos y músculos se organizan para que sus movimientos sean posibles y los del cuerpo.

Considerando la importante función que desempeña la pelvis en la funcionalidad del ser humano, es fundamental mantenerla móvil, flexible y estable. La siguiente secuencia de movimiento ayudará a lograrlo:

  • Acostado sobre la espalda en una colchoneta dura,con las rodillas dobladas, las plantas de los pies apoyadas en el suelo, llevar el último hueso de la columna hacia el ombligo (aplanando la espalda baja), luego llevarlo hacia el suelo (arqueando la espalda baja), movimientos lentos, suaves, sin tirón, ni dolor (10 a 15 veces) sintiendo todo lo que ocurre alrededor de las partes que se mueven con consciencia.
  • Luego, llevar el peso a la cadera derecha, levantando la izquierda, dejando que participe las costillas, la rodilla de ese lado que se levanta, sin desplomarse, luego hacerlo por el otro lado (10-15 veces)